Printer-friendly version
Familias mormonas eternas: ¿Demasiado bueno para ser verdad?

Familias mormonas eternas: ¿Demasiado bueno para ser verdad?

Por:
Traducido por:
 

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (también conocida como la Iglesia Mormona o Iglesia SUD) presenta su religión a decenas de miles de personas a través de sus presentables jóvenes misioneros y sus muy anunciados programas de puertas abiertas a sus templos en todo el mundo. Quizás el concepto más atractivo y más promocionado de la fe mormona es que, a través de rituales sólo disponibles en sus templos, las parejas casadas y sus hijos pueden estar juntos para siempre. Un manual popular de enseñanza de esta iglesia indica:

"... las parejas que se casan en el templo pueden avanzar  a la exaltación y llegar a ser dioses. Mientras este propósito fundamental de las ceremonias del templo se minimiza o evita en programas  públicos, es fundamental para el sistema de creencias SUD."

Las familias pueden estar juntas para siempre. Para disfrutar de esa bendición, debemos contraer matrimonio en el templo; cuando las parejas se casan fuera de éste, el matrimonio termina cuando uno de los cónyuges muere. ... Si guardamos los convenios que hemos efectuado con el Señor, nuestra familia permanecerá unida para siempre como marido, mujer e hijos, y la muerte no podrá separarnos (Principios del Evangelio, ed. 2009, p. 230).

Los Santos de los Últimos Días afirman que una de las principales bendiciones y beneficios de unirse a la Iglesia SUD es la oportunidad de casarse en un templo y luego tener hijos ritualmente "sellados" a los padres en una ceremonia especial. Esto es para que después de la muerte la familia pueda permanecer unida para siempre. La Iglesia SUD enseña: "Las organizaciones y los programas dentro de la Iglesia se han diseñado con el propósito de fortalecernos en forma individual y con el fin de que logremos vivir como familia eternamente.” (Principios del Evangelio, pág. 232). También dice que los que alcanzan la exaltación "estarán unidos eternamente con los miembros justos de su familia" (p. 305)

La iglesia mormona siempre promueve fuertemente a las familias eternas—incluyendo en eventos públicos como la celebración del Cinco de Mayo en California. El noticiero de la iglesia SUD informó que su stand “centrado en familias fuertes” regaló globos impresos con “Las familias son para siempre” en inglés y español. Esto resultó en la “recolección de más de 1.300 referencias” para la Iglesia (Church News, 20 de mayo, 2006). Es fácil entender por qué las personas se sienten atraídas por esta idea; acude emocional y socialmente a nuestro deseo de tener lo mejor y lo más cercano de nuestras relaciones y hacerlas continuar después de esta vida hasta la eternidad.

Avanzando hasta convertirse en dioses

Esencial para el concepto Mormón de padres e hijos viviendo juntos para siempre es su enseñanza de que las parejas que se casan en el templo pueden avanzar hacia la exaltación y convertirse ellos mismos en dioses. Aunque este propósito fundamental de las ceremonias del templo se minimiza o evita en público, es fundamental para el sistema de creencias SUD. Por ejemplo, una de las bendiciones eternas que figuran en el manual mormón antes citado es: “Ser exaltados como Dios y recibir una plenitud de gozo” (p 245.). El mismo manual también dice de aquellos que alcanzan la exaltación, “Llegarán a ser dioses” (p. 305).

De acuerdo con la fe de los Santos de los Últimos Días, la gente puede llegar a ser dioses, porque Dios el Padre mismo fue un hombre como nosotros y él también tuvo que trabajar para convertirse en un dios. Esta creencia se resume en una cita popular y ampliamente citada de Lorenzo Snow, el quinto profeta de la Iglesia SUD, quien afirmó haberlo recibido como una revelación de Dios: "Así como el hombre es, Dios una vez fue. Así como Dios es, el hombre puede llegar a ser" (Presidentes de la Iglesia – Manual del alumno (Rel. 345), p. 91). Sin embargo, debido a que esta doctrina contradice directamente tanto la fe cristiana y la enseñanza de la Biblia que Dios siempre ha sido Dios (Salmo 90:2) y no hay otros dioses aparte de Él (Isaías 43:10), algunos líderes mormones pueden negar que esto sea una enseñanza de su iglesia, incluso negarlo ante los medios de comunicación y su propia gente. La práctica mormona de mentir para mejorar o proteger el imagen de la iglesia se llama “mentir por el Señor.” (Vea - http://mit.irr.org/es/respondiendo-la-cultura-de-engano-mormona-en-latinoamerica )

La vida después de la muerte de la iglesia SUD

La vida después de la muerte en la creencia mormona consta de tres destinos principales para los que mueren, llamados "reinos". El destino eterno de una persona depende de decisiones tomadas aquí en la tierra y no hay avance después de la muerte para aquellos que tuvieron la oportunidad de aceptar la religión mormona en esta vida (GP, 271 hasta 273).

  • El más bajo de los tres niveles principales, llamado Reino Telestial, es el lugar para aquellos que son "mentirosos y los hechiceros, los adúlteros, los fornicarios" gente que no recibieron el evangelio Mormón en la tierra o en el mundo de los espíritus. Ellos van a sufrir por sus propios pecados en el infierno hasta después del Milenio y luego ser resucitados a este Reino Telestial y ser visitados por el Espíritu Santo; pero siempre estarán separados de Dios el Padre y Jesús.
  • El segundo nivel se llama el Reino Terrestre, y es para personas honorables que no recibieron la religión mormona en la tierra, pero luego la aceptan en el mundo de los espíritus. Los mormones colocan la mayoría de las personas religiosas que nunca llegaron a ser mormones en este reino. También aquí hay mormones que no son "valientes". Los que pasan la eternidad aquí serán visitados por Jesucristo, pero nunca por el Padre Celestial.
  • El nivel más alto, llamado el Reino Celestial, sólo está disponible para los miembros de la Iglesia SUD. Sólo las parejas mormonas que logran llegar a este reino y tienen sus hijos "sellados" a ellos se pueden ser unidos por la eternidad. Este reino también tiene tres niveles dentro de si, y los que logran llegar al nivel más alto pueden avanzar hasta convertirse ellos mismos en dioses y diosas. Ellos avanzarán hasta ser como Dios es ahora. Cada uno de estos nuevos dioses será puesto a cargo de su propio mundo, y en este mundo ellos tendrán hijos espirituales, en la misma forma que los mormones creen que nuestro Padre Celestial y Madre celestial tuvieron hijos espirituales. Una vez que un Dios y su esposa eterna tienen suficientes hijos espirituales, él hombre-dios también creará un planeta como nuestra tierra, y allí él enviará a sus hijos espirituales para obtener cuerpos físicos y pasar por un tiempo de prueba moral y mortal. Él será el Dios para estas personas quienes van a orar a él y adorarlo y repetir este proceso de avance eterno.
  • Un cuarto nivel—el más bajo y más horrible—muy poco se menciona. Se llama Tinieblas de afuera y es el verdadero infierno según la fe mormona—el lugar donde Satanás y los espíritus demoníacos pasarán la eternidad en el tormento eterno. Las únicas personas que terminan aquí son los que conocen la verdad y luego lo rechazan como Judas. Hoy día estos serían las personas que se unen a la iglesia mormona, tienen un "testimonio" de que el evangelio Mormón es verdadero, y luego lo rechazan, negando al Espíritu Santo. El libro Principios del Evangelio afirma acerca de los que van a las Tinieblas de afuera, “son los que negaron la verdad y desafiaron el poder del Señor. No hay perdón para ellos, pues negaron al Espíritu Santo después de haberlo recibido. No recibirán ningún reino de gloria sino que vivirán eternamente en tinieblas, tormento y miseria con Satanás y sus ángeles para siempre” (p. 301).

Tener una familia para siempre

Según la enseñanza de los Santos de los Últimos Días, la esperanza de tener una ‘familia eterna’ es solamente para aquellas personas que:

1) se unen a la Iglesia SUD,
2) son lo suficiente fieles para ser consideradas dignas de entrar en un templo Mormón, y
3) realizan todos los rituales del templo necesarios.

La pareja Mormón que no está casada en el templo no está vinculada por la eternidad y no puede tener hijos sellados a ellos. Esto constituye la mayoría de los miembros de la iglesia. Pero qué de las parejas mormones fieles que dedican toda su vida a su religión—qué oportunidad tienen de ser recompensados con tener a sus hijos con ellos para siempre?

Hay tres posibles escenarios para una pareja casada en un templo mormón.  En cada caso se asume que los padres se mantienen fieles. Echemos un vistazo a cada uno de ellos.


Escenario 1: El peor caso

Una pareja del templo cuyos hijos abandonan la fe SUD

  • La pareja se casa en el templo
  • Sus hijos están sellados a ellos o nacidos en el pacto (en la Iglesia SUD)
  • Sus hijos vuelven apostata y dejan a la iglesia mormona.
  • Los padres progresan a la divinidad y crean y pueblan su propio mundo
  • Sus hijos están consignados a las tinieblas de afuera o a un reino inferior
  • Los padres y los niños están completamente separados por la eternidad 

Escenario 2: Caso Común

Un pareja digna del templo cuyos hijos permanecen en la iglesia SUD pero no son dignos del templo

  • La pareja se casa en el templo
  • Sus hijos están sellados a ellos o nacidos en el pacto (en la Iglesia SUD)
  • Sus hijos no son "valientes" o fieles y no son dignos de la exaltación
  • Los padres progresan a la divinidad y crean y pueblan su propio mundo
  • Sus hijos son consignados al reino terrestre o a un nivel inferior del reino celestial
  • Los niños son separados de los padres por la eternidad

Escenario 3: Mejor Caso

Una pareja digna del templo cuyos hijos son también dignos del templo

  • La pareja se casa en el templo
  • Sus hijos están sellados a ellos o nacidos en el pacto (en la Iglesia SUD)
  • Sus hijos son fieles, se casan con miembros de la iglesia SUD, y son también dignos de la exaltación
  • Los padres avanzan hacia la divinidad y crean y pueblan su propio mundo
  • Su hijo se casa con una chica SUD fiel en el templo y ellos avanzan hacia la divinidad y pueblan su propio mundo
  • El hijo y sus padres están en diferentes mundos por la eternidad
  • Su hija se casa con un hombre SUD fiel en el templo y ellos avanzan hacia la divinidad
  • La hija y los padres están en diferentes mundos por la eternidad
  • La familia se separa por la eternidad a medida que cada uno está afanosamente involucrado siendo el Dios de sus respectivos mundos. (Algunos santos de los últimos días pueden argumentar que serán capaces de "visitarse" el uno al otro, pero las visitas ocasionales difícilmente equivalen a estar "juntos para siempre.") 

La cruel realidad es que no hay manera en el sistema mormón para que los miembros de una familia pueden estar juntos para siempre, no en el sentido de ser una unidad familiar tal como lo es presentado comúnmente.  ¿Por que presentar un plan falso a las personas? Es parte de la cultura de engaño común entre las sectas. Como se creen los “únicos verdaderos” los fines justifican los medios y buscan atraer adeptos con cualquier promesa – sea verdadera o falsa.  He escrito más sobre este cultura de engaño tan prevalente en la iglesia mormona en un articulo documentado aquí:   Cultura de engaño mormona

Debido a que la iglesia mormona ha hecho Dios a la imagen del hombre, el lógico resultado final dentro del sistema SUD es que incluso en el mejor de los casos las familias eternas mormonas sufrirán las mismas realidades de las familias terrenales: los niños crecen, se casan, se apartan, tienen sus propios niños que crecen, se casan y se apartan, literalmente son mundos aparte. En los otros escenarios la separación es absoluta y eterna cuando los padres y los niños son relegados a diferentes reinos cuyas fronteras están siempre selladas.

La alternativa cristiana: Una familia unida para siempre

La enseñanza bíblica y cristiana, sin embargo, ofrece una perspectiva mucho más alegre. Todos los que vienen a Cristo en fe y arrepentimiento (independientemente de su membresía en una iglesia o afiliación denominacional) son adoptados como hijos e hijas de Dios (Efesios 1:5; Romanos 8:23; 9:4). Dios ha prometido hacer un nuevo cielo y una nueva tierra. Aquí vamos a vivir todos juntos en la justicia como una sola familia eterna con Dios—Padre, Hijo y Espíritu Santo. En lugar de centrarnos en nuestra exaltación y el desarrollo de nuestra propia deificación, nuestro enfoque común será la asombrosa, llena de gratitud, gozosa adoración y deleite en nuestro Dios en Quien encontramos todo el amor, llenura, seguridad y significado. Los cónyuges e hijos (así como los padres, abuelos, tías, tíos, primos y amigos más queridos) que han confiado en Jesucristo estarán realmente juntos para siempre; las relaciones terrenales anteriores palidecen en comparación con la intimidad compartida que tendremos entonces con nuestro Creador, Salvador, Redentor, Señor, Esposo y Dios (ver Apocalipsis 21-22). Sólo en y a través de Jesucristo (y fuera del sistema Mormón) vamos a encontrar el perdón, la salvación, el verdadero gozo y contentamiento, y la promesa de una esperanza futura, donde seremos una gran familia feliz para siempre.

Notas adicionales:

Lo que sigue son algunas citas adicionales tomadas de las escrituras mormonas, y enseñanzas de profetas y apóstoles mormones sobre este tema que los hombres se convertirán en dioses, creando mundos y poblándolos con hijos espirituales.  El material disponible en inglés es aun más y se puede ver estos ejemplos al final de la versión de este articulo en inglés aquí: http://mit.irr.org/mormon-families-forever-too-good-be-true

Doctrina y convenios 132:19-22 dice:

19 Y además, de cierto te digo, si un hombre se casa con una mujer por mi palabra, la cual es mi ley, y por el nuevo y sempiterno convenio, … Saldréis en la primera resurrección, y si fuere después de la primera, en la siguiente resurrección, y heredaréis tronos, reinos, principados, potestades y dominios, … y los ángeles y los dioses que están allí les dejarán pasar a su exaltación y gloria en todas las cosas, según lo que haya sido sellado sobre su cabeza, y esta gloria será una plenitud y continuación de las simientes por siempre jamás.

20 Entonces serán dioses, porque no tendrán fin; por consiguiente, existirán de eternidad en eternidad, porque continuarán; entonces estarán sobre todo, porque todas las cosas les estarán sujetas. Entonces serán dioses, porque tendrán todo poder, y los ángeles estarán sujetos a ellos.

21 De cierto, de cierto te digo, a menos que cumpláis mi ley, no podréis alcanzar esta gloria. 

22 Porque estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la exaltación y continuación de las vidas, y pocos son los que la hallan, porque no me recibís en el mundo ni tampoco me conocéis.

En el manual mormón, Principios del Evangelio, en las ediciones antes del 2009 se incluía estas afirmaciones relacionado con matrimonio eterno y la exaltación. Vea el manual del 2000 en PDF se encuentra aquí:

https://manualessud.files.wordpress.com/2013/02/principios-del-evangelio.pdf

El conocimiento de que nuestros hijos pueden estar con nosotros a través de la eternidad. (Ed. 2000, p. 243)

Tendrán con ellos a los miembros justos de su familia y podrán tener también hijos espirituales, los cuales tendrán la misma relación con ellos que la que tenemos nosotros ahora con nuestro Padre Celestial. (Ed. 2000, p. 302)

Sugiero que estas afirmaciones han sido quitadas de manuales recientes por que la primera documenta una falsedad que la iglesia SUD ya reconoce como imposible, y la segunda es demasiado chocante para los mismos miembros mormones quienes reconocen cuan no-cristiano es la idea que nosotros un día tendremos hijos quienes nos van a adorar y orar.  Estas ideas no han sido repudiadas, sino simplemente removidas de la documentación y así no crean estorbo e inquietudes.

Hay documentación adicional en español sobre la enseñanza mormona que Dios el Padre una vez fue hombre como nosotros aquí y como la iglesia SUD ha buscado suavizar este tema.

http://mit.irr.org/es/dios-fue-hombre-como-nosotros-trato-sutil-de-una-desagradable-doctrina-mormona