You are here

Los Mormones: Sus Doctrinas Refutadas a la Luz de la Biblia

Printer-friendly version

Los Mormones: Sus Doctrinas Refutadas a la Luz de la Biblia

Capítulo 5a — La Iglesia

“Creemos en la misma organización que existía en la Iglesia primitiva, esto es, apóstoles, profetas, pastores, maestros, evangelistas, etc. ”
Creemos en el don de lenguas, profecía, revelación, visiones, sanidades, interpretación de lenguas, etc.” ― Sexto y séptimo artículos de fe, por José Smith

Capítulo 5a — Esta es la primera parte de dos que examina lo que la iglesia mormona enseña acerca de la iglesia. Este capítulo mirará a las enseñanzas de la iglesia SUD acerca de una apostasía total, la restauración, su afirmación de ser la única iglesia verdadera, y los oficios eclesiásticos, inclusive el de apóstol.

Apostasía total

El apóstol James Talmage dice en el prefacio de su libro titulado The Great Apostasy:

“La iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días proclama la restauración del evangelio y del restablecimiento de la iglesia de la antigüedad, en esta, la dispensación de la plenitud de los tiempos. Tal restauración y restablecimiento, junto con el don moderno del sacerdocio, hubiera sido innecesario y realmente imposible, si la iglesia de Cristo hubiera continuado entre los hombres con la sucesión ininterrumpida del sacerdocio y poder desde el ‘meridiano del tiempo’. La iglesia restaurada afirma que se desarrolló una apostasía general durante y después del período apostólico, y que la iglesia primitiva perdió su poder, su autoridad y los dones, como institución divina, y se degeneró convirtiéndose en una organización terrenal. La evidencia del decaimiento y la extinción final de la iglesia primitiva entre los hombres se encuentra en los anales de la escritura y en la historia secular.”

Para apoyar su doctrina de una “apostasía total”, los SUD citan textos como Amós 8:11,12, Isaías 60:2, Hechos 20:29,30, Gálatas 1:6-9, 2 Tesalonicenses 2:3, 1 Timoteo 4:1-3, 2 Timoteo 1:15, 3:1-5, 4:2-4, 2 Pedro 2:1-3, Apocalipsis 3:14-17, y 13:6, 7. Pero ningún versículo afirma realmente que habrá una apostasía total. Algunos de estos versículos ni se refieren a la iglesia. La Biblia enseña que la apostasía ya había comenzado en los tiempos del Nuevo Testamento, y que aumentaría en los últimos días. (Véase 2 Timoteo 3 y 4.) Pero en ninguna parte da a entender que esta apostasía será total.

Los mormones se jactan mucho de ser la iglesia que está creciendo más que todas. Pero si son la única y verdadera iglesia de los últimos días, tal como indica su nombre “Santos de los Últimos Días,” entonces la membresía debería disminuir en lugar de aumentar. Pero como las otras sectas, tales como los testigos de Jehová y el adventismo, los SUD crecen mucho.

Cuando el apóstol Pablo escribió de la verdadera iglesia de Cristo, dijo: “A él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén” (Efesios 3:21). Eso no podría ser cierto si hubiera una apostasía total que durara varios siglos. Además, Jesús habló de sí mismo en Mateo 16:18 cuando dijo, “Sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” Y Pablo escribió, “nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (1 Corintios 3:11). ¿Habló Jesús la verdad? Si es así, nada podría destruir la iglesia. Y si Jesucristo es el fundamento de la iglesia, ¿podría “derrumbarse” ese fundamento, como enseñan los SUD? ¿Puede derrumbarse Cristo? ¿Es posible que Cristo pierda “la iglesia del Señor, la cual él ganó con su propia sangre”? (Hechos 20:28).

Aun las escrituras mormonas niegan una apostasía total. El LM, III Nefi 28 y DC Sección 7 relatan la historia de Juan el apóstol y de los tres apóstoles nefitas que tenían que quedarse en la tierra vivos hasta la segunda venida del Señor. ¿Cómo podría haber una apostasía total en la tierra con la presencia de cuatro apóstoles? Pero si la hubiera entre lo hombres mortales, estos cuarto hombres inmortales debieran poder restaurar la iglesia sin la ayuda de Smith. Los SUD afirman que cuando fueron muertos los apóstoles de Cristo, la iglesia y el sacerdocio perecieron. Pero esto contradice las enseñanzas modernas de los SUD. El presidente José Fielding Smith, el décimo profeta, vidente y revelador de la Iglesia SUD, dijo, “Mientras viva en la tierra hoy un solo ‘elder’ (anciano), tendría el sacerdocio y podría organizar la iglesia aunque todos los apóstoles y la primera presidencia, etcétera, fueran muertos” (Latter day Saints Speak, por Ludlow, p. 213). ¿Por qué será esto verdad para la iglesia SUD pero no para la iglesia original, a la que los SUD pretenden restaurar? Tal pretensión da a entender que José Smith fue mejor organizador que Jesucristo, porque la iglesia de Cristo “se derrumbó” en menos de cien años mientras que la de Smith sigue creciendo después de 140 años.

La restauración

Lo que es restaurado está colocado nuevamente en su forma original. Cualquier cambio produce una sustitución, no una restauración. El estudio de la iglesia del Nuevo Testamento revela que ésta es muy diferente de la Iglesia SUD de hoy. Esta tiene su primera presidencia, sus patriarcas, sus sacerdotes principales, su residencia “estaca”, su obispado de barrio, sus sacerdotes, etcétera. Alguna organización que se restaura debe haber existido previamente. Los SUD pretenden que apoyan sus enseñanzas de una restauración, los siguientes textos” Hechos 3:19-21, Apocalipsis 14:6, 7, Mateo 17:11, etcétera. Un breve estudio de estos textos refuta sus pretensiones.

1) En Hechos 3:19-21, “los tiempos de refrigerio” y los “tiempos de la restauración de todas las cosas” se refiere a la segunda venida de Cristo. Él es el que restaura todas las cosas y trae el refrigerio. Esta es una profecía que todavía no se cumple. Como resultado del pecado de Adán, no sólo el hombre sino toda la creación fue maldita (Génesis 3:17; Romanos 8:19-23). “Pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas” (Hebreos 2:8b). Hasta que Cristo venga en gloria habrá “restauración de todas las cosas”.

2) En Apocalipsis 14:6, 7, el evangelio del ángel que volaba era para toda nación, tribu, lengua y pueblo. Esto no excluye a nadie, ni al negro, a quien los SUD no le permiten formar sacerdocio. El evangelio que tenía el ángel era “el evangelio eterno”, no uno que se iba a perder y tendría que ser restaurado. Lo que es eterno, no necesita la restauración. La declaración del ángel en el v.7 ciertamente no es el mensaje del mormonismo. El ángel declaró que la hora del juicio de Dios ha llegado. Esto no sucedió cuando el ángel Moroni visitó a José Smith. Ni siguieron a Moroni otros cinco ángeles con otros mensajes de juicio, tal como se ve en ese capítulo 14. Los SUD se han cerrado los ojos completamente al contexto, y así han torcido su mensaje.

3) El estudio de Mateo 17:10-13, Malaquías 3 y 4, Mateo 11:10-14, Lucas 1:17 y Juan 1:19-25 revela un mensaje acerca de Elías diferente del que enseñan los mormones. Dios supo desde antes que su Hijo sería rechazado por Israel, y envió a Juan el Bautista con el espíritu y el poder de Elías para anunciar el Reino (Lucas 1:17). Así como Juan el Bautista fue el “Elías” de la primera venida, así será Elías el precursor (como Juan el Bautista) de la segunda venida del Señor (Malaquías 4:5,6). A pesar de las enseñanzas claras de la Biblia, los SUD sacan las siguientes conclusiones de estas escrituras: 1) El evangelio será restaurado. 2)El sacerdocio será restaurado. 3) La palabra “Elías” se refiere a mensajeros. 4) Algunos “mensajeros” tienen que venir primero para preparar el camino para la segunda venida de Cristo. 5) Juan el Bautista vendrá en los últimos días para restaurar el sacerdocio aarónico.

Los líderes SUD demuestran su ignorancia en cuanto a la palabra “Elías”, cuando afirman que se refiere a mensajeros. Enseñan que Elías y Elijah son dos personas completamente diferentes (DC 110:12-16; MWW 245,246). (Nota del traductor: En el inglés antiguo, el nombre era “Elías”, pero en el inglés moderno, es “Elijah.” En el DC 110:12-13 en inglés se menciona primero el uno, y luego el otro. Pero DC 110:12-16 en español, oculta esta diferencia, solo hay una nota al fondo de la página que dice que Elías y Elías, no son la misma persona. Saldría sobrando tratar de convencer al lector del español que Elías y Elijah sean la misma persona. Pero los líderes SUD cometen el mismo error cuando leen las formas antiguas y modernas de los nombres de Isaías, Jeremías y Jonás. ¡Qué extraño es que el dios mormón no sabía nada de idiomas, y por tanto, reveló cosas muy extrañas acerca de estos hombres! DC 7:100; 84:10-13 en inglés).

La única iglesia verdadera

Es natural que los que enseñan que la iglesia de Cristo “se derrumbo´ y apostató y tuvo que ser restaurada, enseñan también que ellos forman la única verdadera iglesia. En DC 1:30 Smith pretendió que Dios le dijo que su iglesia nueva era “la única iglesia verdadera y viviente sobre toda la faz de la tierra.” En LM, I Nefi 14:10 un ángel le dijo a Nefi, “He aquí, no hay más que dos iglesias; una es la Iglesia del Cordero de Dios, la otra el la Iglesia del diablo.” Las autoridades SUD lo hacen muy claro que ellos son la iglesia verdadera y que todas las demás están equivocadas (PGP, José Smith 1:18-19). ¡Por tanto, todas las otras deben pertenecer a la iglesia del diablo! En The Seer, p. 225, el apóstol SUD Orson Pratt dice: “¿Pero quiénes en esta generación tienen la autoridad para bautizar? Nadie sino los que han recibido autoridad en la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; todas las otras iglesias están destituidas enteramente de toda autoridad de parte de Dios; y cualquiera persona que recibe el bautismo o la cena del Señor de sus manos, ofenderá grandemente a Dios; porque él las ve como las mas corrumpidas toda la tierra con su fornicación y maldad. Y cualquiera persona que sea tan malvada como para recibir alguna ordenanza sagrada evangélica de los ministros de cualquiera de estas iglesias será enviada al infierno con ellos, a menos que se arrepientan de ese acto profano e impío.” José Smith enseñó la misma cosa en EPJS, p. 138, donde dijo: “¿Se condenarán todos menos los mormones? Sí; y gran parte de éstos, a menos que se arrepientan y obren en justicia.”

Los SUD afirman con frecuencia que se puede reconocer la única verdadera iglesia por su nombre. Será llamada la iglesia de Jesucristo. Luego explican que el nombre oficial de la iglesia SUD es La Iglesia de Jesucristo de lo Santos de los Últimos Días. Pero la mayor parte de los mormones no saben que la iglesia ha cambiado su nombre dos veces. El 6 de abril de 1830, se llamó la “Iglesia de Cristo” (DC 20:1; véase también el Book of Commandments o cualquiera crónicas de la iglesia de aquellos tiempos). El 3 de mayo de 1834, el nombre fue cambiado a “Iglesia de los Santos de los Últimos Días” (DHC, Tomo II, p. 63). Todavía más tarde, el 26 de abril de 1836, fue cambiado a “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” tal como se conoce actualmente (véase DC 115:3-4).

Pero el llamar una organización “la única iglesia verdadera” no la hace así, más que el llamar a un hombre “Rockefeller” lo hace rico, ni miembro de la familia de Rockefeller. Uno podría usar el nombre de Rockefeller para siempre, sin conocer a los famosos Rockefeller. El uso de ese nombre no lograría nada de acuerdo con la ley. Pero el tener parentesco con los Rockefeller es otra cosa. Por esto insiste la Biblia en nacer de nuevo por la fe en Cristo (Juan 1:12, Gálatas 3:26, 1 Pedro 1:23, 1 Juan 5:11-12).

Observemos que entre 1834 y 1838 el nombre de Cristo no formó parte del nombre de la iglesia SUD. Así que si el nombre es una de las marcas de la iglesia verdadera, la Iglesia SUD tenía que ser apóstata durante ese tiempo. Pero en ninguna parte del Nuevo Testamento dan un “nombre oficial” a la iglesia, ni se lo dio Cristo ni sus discípulos.

Los creyentes eran llamados “cristianos” por primera vez en Antioquía cerca del año 34 después de Cristo, algún tiempo después de la ascensión de Cristo (Hechos 11:26). Pero en Hechos 24:5 se llaman “nazarenos.” En Romanos 16:16 se llaman “la iglesia de Cristo.” En 1 Corintios 1:2 se identifican como “la iglesia de Dios.” En Hebreos 12:23 su nombre es “la iglesia de los primogénitos.” Así que el nombre dado por los discípulos de Cristo es relativamente sin importancia. Pero el evangelio que predican es sumamente importante (Gálatas 1:8,9).

La Biblia enseña que los creyentes que han nacido de nuevo son “el cuerpo de Cristo”, la iglesia (Colosenses 1:18 y 24, 1 Corintios 12:27, Efesios 1:22, 23). La iglesia no es alguna organización denominacional como bautista, metodista, presbiteriana, etcétera. Solamente el Señor puede añadir gente a la “iglesia verdadera” (Hechos 2:47, 1 Corintios 1:18, 24, 12:27) porque es Su cuerpo (Efesios 1:22,23). La palabra griega ecclesía se ha traducido “iglesia” y se refiere a un pueblo “llamado (del resto del mundo)” o una congregación. Se refiere a los cristianos de todos los tiempos (como en Mateo 16:18) así como a pequeñas asambleas de creyentes (como en Gálatas 1:2). Es posible unirse a una iglesia local sin haber nacido de nuevo; pero eso no le hace a uno miembro del “cuerpo de Cristo.” Las iglesias locales se organizan para hacer obra misionera, para tener compañerismo, para el estudio y el estímulo de los cristianos.

Los mormones pretenden que otra marca de la iglesia verdadera es su organización. Todos los oficiales SUD ejercen uno de los dos sacerdocios en su iglesia. Discutiremos por separado el sacerdocio, por lo tanto aquí hablaremos solamente de los oficios.

Los oficios eclesiásticos SUD

apóstoles”

Dice en Efesios 2:30, “(estáis) ... edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo.” Los SUD usan este versículo para demostrar que algunos apóstoles y profetas de la actualidad gobiernan la iglesia de hoy. Ya que tienen doce hombres a quienes llaman apóstoles, pretenden que esto demuestre que ellos son la iglesia verdadera. Pero muchas otras sectas también tienen apóstoles, inclusive varias organizaciones eclesiásticas que pretenden ser la iglesia restaurada por José Smith. El solo hecho de afirmar que tienen doce apóstoles no prueba realmente que esa iglesia sea la verdadera, así como el pretender ser el presidente de la república norteamericana no lo constituye presidente.

Efesios 2:20 no dice que la iglesia está fundada sobre apóstoles y profetas, como afirman los SUD. Dice, “estáis.. edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas.” ¡El fundamento de los apóstoles y profetas siempre ha sido Jesucristo! Declara 1 Corintios 3:11, “Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.” Así que en Efesios 2:20 Jesús se menciona tanto como “el fundamento” como “la principal piedra del ángulo.” “El es la cabeza del cuerpo que es la iglesia” (Colosenses 1:18), y “todas la cosas en él subsisten” (v.17). Es el “autor y consumador de la fe” (Hebreos 12:2). Así que es nuestro fundamento y piedra principal del ángulo.

Los apóstoles y profetas predicaron los cosas fundamentales del evangelio, pero Cristo era y es el fundamento teológico de su iglesia. En Mateo 16:18 la roca es Cristo, la roca de la eternidad en la que la iglesia está edificada. Se coloca el fundamento o el cimiento sólo una vez y después se edifica encima. Así que hay solamente un Cristo y un fundamento para la iglesia. El contexto de Efesios 2:20-22 declara que los cristianos son el edificio que crece “para ser un templo santo en el Señor.” Si este texto enseña que se necesita un fundamento nuevo de apóstoles y profetas para cada generación, enseña también que se necesita un Cristo nuevo; porque en la misma oración se llama la “principal piedra del ángulo.”

Los SUD usan también Efesios 4:11 para apoyar su pretensión de que los oficios eclesiásticos de hoy día incluyen apóstoles y profetas. Dice, “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros; evangelistas; a otros, pastores y maestros.” Aunque el artículo de fe número 6 dice que los SUD creen en exactamente los mismos oficios mencionados en Efesios 4:11, no tienen ningún oficio llamado “pastor o evangelista.” Dicen con frecuencia que “nuestro obispo es pastor, y nuestros ‘setentas’ son evangelistas.” Pero cuando decimos los cristianos que la palabra “apóstol” puede referirse a cualquier “enviado” con algún mensaje específico, los SUD lo niegan. Pocos de los SUD reconocen que la palabra “misionero” que usan tanto, es traducción latina de la palabra griega “apóstol.” Ni saben que la palabra griega “apóstolos” no es siempre traducida “apóstol.” Por ejemplo, en 2 Corintios 8:23, se traduce “mensajeros.” De manera que en el sentido más amplio de la palabra, los cristianos sí tienen apóstoles vivos hoy día. Pero en sentido limitado de los doce apóstoles de Cristo, debemos observar que “El mismo (Cristo) constituyó a unos, apóstoles.” Cristo envió a doce (Mateo 10:5) como testigos oculares de su ministerio y resurrección (2 Pedro 1:16, 3:2, 1 Juan 1:1-4, Judas 17, 18). Apocalipsis 21:14 indica que tenía solamente doce cimientos del muro de la nueva Jerusalén. Los apóstoles de Cristo están con él ahora, así que cualesquiera apóstoles que estén en la tierra ahora, no pueden ser “los doce apóstoles del Cordero.”

Hechos 1:15-26 explica que el oficio de Judas Iscariote fue tomado por otro, según una profecía hecha por el rey David en Salmo 69:25. Pero ninguna escritura sugiere que los otros fueron sustituidos. La muerte del apóstol Jacobo se registra en Hechos 12:2. Pero nada se dice de algún sucesor de él.

Seguramente si Cristo hubiera querido que los doce apóstoles continuaran ocupando un oficio perpetuo hubiera dejado un lista de requisitos para ellos. Pero lo únicos requisitos para ser apóstoles de Cristo, según el Nuevo Testamento, indican que una sucesión perpetua de aquellos apóstoles, es imposible. (Con respecto a su testimonio sobre la obra del Cristo viviente, véase Hechos 1:21,22,10:39,41,42,22:14,15,23:11. Fueron llamados personalmente por Cristo: Lucas 6:13, Gálatas 1:1,11,12,16,19. El evangelio les fue enseñado por Cristo: Juan 14:16, Gálatas 1:12. Recibieron poder para hacer milagros: Hechos 2:43,3:2-8,5:19,9:37-40,12:6-9,19:1-6,28:6).

Los SUD han pasado por alto el orden en que los apóstoles y profetas se mencionan en Efesios 2:20 y 4:11. El orden es “apóstoles y profetas” así como en 1 Corintios 12:28: “Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros ... ” Pero los SUD tienen a un profeta que es primero, luego apóstoles y después apóstoles ayudantes, etcétera. Ya que los SUD pretenden ser la iglesia “restaurada”, deben reproducir exactamente la iglesia del Nuevo Testamento, y éste dice “primeramente apóstoles.”

Los SUD dicen que el propósito de tener apóstoles hoy día es mantener a la iglesia unida en un solo cuerpo. Pero esta pretensión es falsa a la luz de casi cien divisiones en la iglesia mormona. En el librito en inglés de la escritora SUD Kate B. Carter, Denominations That Base Their Beliefs on the Teachings of Joseph Smith, ella menciona estas sectas e incluye una breve reseña histórica de ellas, con sus creencias.

Aunque los SUD afirman que la verdadera iglesia debe estar fundada en apóstoles y profetas, esa iglesia no tuvo doce apóstoles sino hasta cinco años después de su organización. DHC, Tomo II, pp. 180-200 dice que comenzaron a escogerlos el 14 de febrero de 1835. Los “tres testigos” del LM (los cuales apostataron más tarde) eran “élderes” (ancianos) y sacerdotes principales en la iglesia SUD. Sin embargo, ordenaron a doce al oficio de “apóstol” a pesar de ser éste un oficio más elevado. Hoy, los que ordenan tienen que ocupar un oficio más elevado que los ordenados.

Es muy interesante leer las profecías hechas por los testigos cuando ordenaron a los doce. En un solo acto los testigos profetizaron y confirieron el oficio de apóstol, dando a entender con esto que los dos oficios son igualmente válidos. Veamos algunas de las profecías acerca de esos primeros apóstoles en 1835:

1) Lyman E. Johnson: “ningún poder del enemigo evitará que él salga para hacer la obra del Señor y que vivirá hasta que se cumpla el recogimiento ... y será como Enoc ... Satanás temblará delante de él y verá al Salvador venir y pararse sobre la tierra con poder y gran gloria.” Pero DHC, Tomo III, p. 20 afirma que apostató y “fue cortado de la iglesia.”

2) Heber C. Kimball: “muchos millones serán convertidos por medio de él; que los ángeles lo llevan de lugar en lugar, y que se quede hasta que venga el Señor.” Pero Essentials in Church History, p. 540, dice que el “presidente Heber C. Kimball, primer consejero del presidente Brigham Young murió en Salt Lake City el 22 de junio de 1868.” (No había un millón de mormones en 1868.)

3) Orson Hyde: Según el texto original de Millennial Star, Tomo XV, p. 207, dice “Se quedará en la tierra para traer almas hasta que venga Cristo.” (Hoy dice, “Puede quedarse ...”) Decía el original: “Será como uno de los tres nefitas” (que no murieron, según el LM, III Nefi 28). Hoy dice “Puede ser como ...” Pero la “Cronología de la Iglesia” por Jensen, dice que Orson Hyde murió el 28 de noviembre de 1878, en Spring City, Utah.

4) David W. Patten: “Que continúe hasta que venga el Señor.” Pero DHC, Tomo III, pp. 170-171 dice que fue baleado y muerto el 25 de octubre 1838.

5) Lucas S. Johnson: “Temblarán las naciones delante de él ... Llevará su testimonio a los reyes de la tierra ... el anciano de días pronunciará esta bendición, que él ha sido fiel, y hablará todas sus lenguas en cualquier lugar a que llegue.” Ni las memorias de los SUD mencionan ningún cumplimiento de esto. Pero en DHC, Tomo II, p. 528, dice José Smith, “Regresé a Kirtland más o menos el día 10 de diciembre (1837). Mientras estaba yo en Misurí, Warren Parish, Juan F. Boynton, Lucas S. Johnson, José Coe y algunos otros, se unieron para destruir la iglesia. Poco tiempo después de mi regreso, esta banda enemiga renunció abierta y públicamente de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.”

6) Guillermo E. McLellin: “Que (Dios) lo guarde hasta que los Santos sean recogidos ... el tentador no lo vencerá ... sus días sean prolongados hasta la venida del Hijo del Hombre.” Pero en HDC, Tomo III, pp. 31-32 leemos: “Guillermo E. McLellin fue excomulgado de la iglesia en Far West. Desde ese tiempo en adelante, tomó parte activa en la persecución de los santos en Misurí.”

7) Juan F. Boynton: “Vencerás todos los males que están en el mundo ... y en la carne.” Véase la profecía de Lucas S. Johnson, arriba.

8) Guillermo Smith: “Será preservado y se quedará en la tierra hasta que venga Cristo para vengarse de los malos.” Pero DHC, Tomo VII, p. 483 dice que fue excomulgado el 19 de octubre de 1845. Murió a la edad de 83 años.” No se requiere ser teólogo para ver que estas son falsas profecías. Pero fueron hechas por los “tres testigos” cuando ordenaron a los primeros doce apóstoles de los SUD. Por tanto, el apostolado conferido en ellos, era tan falso como sus profecías.

No hemos citado todas las bendiciones dadas a los doce apóstoles originales de los SUD. Pero los que tengan interés pueden obtener y leer la historia completa in DHC, Tomo VII, pp. 180-200. Heber C. Kimball dijo en Times and Seasons, Tomo VI, p. 868: “después de ser ordenados por estos hermanos (los tres testigos) la primera presidencia (incluyendo a José Smith) pusieron sus manos en nosotros y confirmaron estas bendiciones y ordenaciones, y predijeron muchas cosas que habían de venir.” ¿Puede un verdadero profeta de Dios “confirmar” bendiciones falsas?

Hoy, cuando muere un apóstol mormón, los otros apóstoles nombran un sucesor que tiene que ser aceptado por voto de su membresía en sus conferencias anuales o semi-anuales. Pero los apóstoles escogidos por Cristo eran apóstoles aunque nadie los reconociera como tales. Además, los apóstoles de Cristo no podían ser excomulgados como lo fueron la mitad de los apóstoles SUD originales. Los SUD tienen ahora unos ochenta grupos de “doce apóstoles.” Tienen ahora doce apóstoles más tres hombres de la primera presidencia que eran apóstoles cuando recibieron ese llamamiento. Eso viene a ser quince apóstoles, no doce.

Pero su pretensión de tener doce apóstoles se ha invalidado por sus propias escrituras. Estas afirman que el apóstol Juan y los tres testigos nefitas nunca murieron (LM, III Nefi 28; DC 7:1-8). Así que existen otros cuatro apóstoles. Los tres nefitas se llaman “discípulos” en el LM, y por esto, algunos SUD pretenden que no eran apóstoles. Pero eso trae otro problema, ya que los tres nefitas formaban parte del grupo de los “doce apóstoles” escogidos por Jesús para establecer su iglesia en América (según el LM). Si la iglesia nefita no fue fundada en los “apóstoles y profetas”, el LM es la historia de una iglesia apóstata, o no será necesario entonces edificar la iglesia sobre apóstoles y profetas” como enseñan ahora los SUD.

Todo esto nos recuerda lo que 2 Corintios no advierte contra “falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.” También Jesús aprobó a la iglesia de Efeso, diciendo: “has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos” (Apocalipsis 2:2).