Printer-friendly version

Líderes mormones enseñan error acerca de indígenas americanos

Líderes mormones enseñan error acerca de indígenas americanos

Por:
 

Nota: Este artículo resume los puntos principales del estudio documentado: Tribu Perdida - Profeta Fingido: El ADN, el Libro de Mormón y una desvanecedora identidad lamanita. Este estudio tiene mucha mas documentación y detalles y se encuentra aqui.

Introducción

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Iglesia mormona) enseña que la obra literaria dictado por José Smith – conocido como el Libro de Mormón – es narrativa histórica que recuenta los orígenes de los pueblos indígenas de las Americas. La introducción al Libro de Mormon dice que grupos de hebreos migraron de Israel a las Américas y:

Después de miles de años, todos fueron destruidos con excepción de los lamanitas, los cuales son los principales antecesores de los indios de las Américas. (Introducción al Libro de Mormón, ediciones después del 1981). 

"Si en asuntos de historia y cultura los líderes mormones se demuestran no confiables, cuanto menos debemos confiar en su mensaje y liderazgo espiritual."


Según un reconocido sociólogo e historiador mormón, Armand L. Gauss,

Desde la organización de la iglesia [mormona] en 1830, los mormones han creído que los indios norteamericanos son lamanitas, descritos en el Libro de Mormón como Israelitas literales, descendientes de Abraham.1

Han creído esto porque sus líderes mormones también han enseñado tras los años que estas supuestas gentes del Libro de Mormón, llamados lamanitas, son los ancestros de los pueblos indígenas de Alaska a Argentina y que los habitantes nativos de las islas polinesianas.2 Así que líderes mormones han enseñado que millones de indígenas americanos al igual que polinesianos son descendientes directos de hebreos que migraron al nuevo mundo y como tales también son lamanitas, ya que descendieron de los últimos sobrevivientes mencionados en el Libro de Mormón del mismo nombre.3

Sin embargo, el Libro de Mormón se ve retado en varias áreas científicas. No hay evidencia creíble / factible que una pequeña banda de Israelitas poblaron las Américas con millones de personas, generaron una cultura al nivel de la edad del hierro, construyeron muchas ciudades y pelearon guerras masivas con cientos de miles de muertos. Al contrario, por casi 100 años arqueológicos, biólogos y poliglotas han presentado evidencia que “similitudes físicas, enlaces culturales y lingüísticas, la data arqueológica y molecular, todos indican un origen Siberiano/Asiático para los aborígenes americanos y no un origen Hebreo.”4

En adición, estudios del ADN utilizados para trazar el linaje de los aborígenes americanos apoyan las conclusiones científicas de otras áreas, y junto, la evidencia plantea preguntas serias sobre la veracidad del Libro de Mormón y la autenticidad de los fundamentos de la religión mormona.

Los mormones quienes se informan sobre este asunto se ven obligados a tratar de sobre vencer este problema y lo que implica para su fe. Por ejemplo, la revista Sunstone para marzo del 2004 informó sobre un joven mormón peruano llamado José, quien asistió a una presentación sobre el ADN y el Libro de Mormón en la Brigham Young University:

Él relató a los que estaban presentes como había crecido creyendo ser lamanita y que ahora se sintió “abrumado con la sorpresa saliendo de la ciencia… No sabemos donde tomó lugar el Libro de Mormón. No sabemos donde están los lamanitas. Si no sabemos quienes son los lamanitas, ¿cómo es que el Libro de Mormón promete que regresan? Es una crisis de identidad para muchos de nosotros que [debe] ser entendido” (“Reframing the Book of Mormon” [Reformulando el Libro de Mormón], Sunstone 131 [March 2004], p. 19.)

Comenzando con el campo común

Defensores y eruditos mormones están de acuerdo con sus colegas no-mormones en cuanto a los hechos básicos y la evidencia científica. Por ejemplo, hay un acuerdo general que:

  • Los estudios sobre ADN hechos para determinar los antecedentes genéticos de los indios americanos no apoyan la enseñanza mormona tradicional que los amerindios son principalmente de descendencia hebrea.
  • Muchos líderes mormones, incluyendo profetas y apóstoles mormones, han creído y enseñado puntos de vista acerca de geografía y gentes del Libro de Mormón que ahora la evidencia científica demuestra ser falso.
  • Muchos mormones hoy día sigan creyendo los puntos de vistas erróneas y científicamente insostenibles enseñadas por sus líderes.

Así que, hay campo común significativo en cuanto al data científico. El desacuerdo no está en los hechos, sino en la manera en que se relaciona la evidencia científica con lo enseñado por líderes mormones pasados y presentes.

Contexto y fondo histórico

Durante los últimos 175 años la iglesia mormona ha enseñado que los indios americanos de Alaska a Argentina eran descendientes directos de los lamanitas mencionadas en el Libro de Mormón. Esto se ha hecho en un contexto oficial al igual que no-oficial. Desde la década de los 1850 los mormones han especulado que los polinesianos eran descendientes de Lehi (el líder de un supuesto grupo de inmigrantes hebreos que migraron a los continentes americanos). Esta idea recibió aprobación profética con la declaración de Brigham Young (segundo presidente y profeta mormón) , cuando este dijo: “Aquellos isleños, y los nativos de este país son de la casa de Israel, del linaje de Abraham” (Addison Pratt, citado por Simon Southerton, Losing a Lost Tribe, pag. 49). Esta creencia en un eslabón ancestral entre los protagonistas israelitas del relato del Libro de Mormón y las gentes de las Américas y las islas polinesianas de hoy día. La conexión étnica entre estos grupos persiste entre la gran mayoría de mormones hasta hoy día. Y aunque algunos eruditos y líderes mormones han enseñado algo diferente, sus posiciones no han ganado amplia aceptación.5

Parte 1: Historia del Libro de Mormón según la iglesia mormona


Enseñanza Mormona Oficial

Enseñanza mormona oficial se encuentra en varias fuentes incluyendo escrituras, manuales de instrucción de la iglesia y publicaciones oficiales que contienen citas de los más altos líderes eclesiásticos. Lo que siguen son citas directas de las fuentes nombradas a menos que se indica al contrario. Así que, las palabras de un profeta, publicadas en revistas de la iglesia, vienen siendo para la membresía mormona, “la cosa más importante que podamos leer.”6 Veamos entonces lo que han dicho los líderes de la iglesia mormona.

Definición del termino “lamanita”

Presidente Spencer W. Kimball:

El término lamanita incluye todos los aborígenes y mezclas indígenas, como los polinesianos, los guatemaltecos, los peruanos, al igual que los Sioux, los Apache, el Mohawk, el Navajo, y otros. Es un grupo grande de gran personas. (“De sangre real,” Ensign, julio 1971, pag. 7)

Orígenes étnicas de los lamanitas – o – ¿Enseña la iglesia mormona que los lamanitas fueron de verdad descendientes de sangre directo de los Hebreos?

Del Libro de Mormón

“Y entonces el resto de nuestra posteridad sabrá acerca de nosotros: como fue que salimos de Jerusalén, y que ellos son descendientes de los judíos;” (Libro de Mormón, 2 Nefi 30:4)


José Smith

Según José Smith, un ángel de Dios le dijo que “los indios eran los descendientes literales de Abraham.”7

Elder Spencer W. Kimball (Apóstol, Presidente)

Y Lehi y su familia llegaron a ser los ancestros de todos los tribus indios y mestizos en las Américas – Norte, Sur y Centro – y en las islas del mar (“De Sangre Real,” Ensign, Julio 1971, p. 7, enfasis añadido).

James E. Talmage (Apostol) En su libro Jesús El Cristo publicado en inglés en 1964 y traducido al español en 1975, uno de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días dice:

El Libro de Mormón contiene la historia de una colonia de israelitas, de la tribu de José, que salieron de Jerusalén 600 años antes del nacimiento de Cristo, durante el reinado de Sedecías, rey de Judá, en vísperas de la conquista de Judea por Nabucodonosor y la inauguración del cautiverio babilónico. Esta colonia fue llevada por dirección divina al continente americano, en el cual llegaron a ser un pueblo numeroso y fuerte; y esto a pesar de que, divididos por las disensiones, formaron dos naciones enemigas, conocidas respectivamente como nefitas y lamanitas. Mientras aquéllos [nefitas] fomentaron las artes de la industria y la cultura, y escribieron unos anales en los que incorporaron su historia y Escrituras, éstos [lamanitas]se volvieron degenerados y viles. Los nefitas fueron aniquilados en el año 400 de nuestra era, pero los lamanitas siguieron viviendo en su estado degenerado, y en la actualidad son conocidos como los indios americanos." (Jesús El Cristo, Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, edición en español 1975, pág. 50.)


M. Dallas Burnett

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es única en su entendimiento teológico y filosófico acerca de las gentes en las Américas conocidas como indígenas y los habitantes de las islas pacificas. Estas gentes son una remanente de la casa de Jacob y descendientes de Lehi, un Israelita quien dejó Jerusalén y vino a las Américas alrededor de 600 a.C. (“Lamanitas y la Iglesia,” Ensign, Julio 1971, p. 11).


Resumen: De estas y otras citas notamos que la iglesia mormona ha enseñado que los lamanitas fueron descendidos de sangre judío.

Expansión geografita lamanita – ¿Fueron los lamanitas un pequeño agrupación de personas reducido a una región geográfica limitada?

Perla de gran precio, José Smith – Historia, 1:34, José Smith cuenta que “[Moroni] dijo que se hallaba depositado un libro, escrito sobre planchas de oro, el cual daba una relación de los antiguos habitantes de este continente, así como del origen de su procedencia.”

James E. Talmage (Apostol)

[Los nefitas y lamanitas] se extendieron hacia el norte y ocuparon el norte de Sudamérica y entonces, atravesando el Istmo, extendieron sus dominios por las regiones del sur, centro y este de lo que en actualidad son los Estados Unidos del Norte. Los lamanitas, aun cuando aumentaron en número, sufrieron el anatema del desagrado de Dios; su cutis se tornó oscuro, su espíritu se extravió, se olvidaron del Dios de sus padres, se entregaron a una vida salvaje y nómada y degeneraron en el estado caído en que se encontraban los indios de América, sus descendientes directos, cuando nuevamente se descubrió el continente en una época posterior. (Jesús El Cristo, Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, edición en español 1975, pág. 57)


Spencer W. Kimball (Apóstol, Presidente)

Ahora los lamanitas son unos sesenta millones; ellos están en todos los estados de América del Tierra de Fuego [sur de Argentina] hasta tan arriba como Point Barrows [Alaska], y están en casi todas las islas del mar, de Hawai hacia el sur hasta la parte sur de Nueva Zelanda (“De sangre real,” Ensign, julio 1971, p. 7.)


Resumen: De estas y otras citas queda claro que la iglesia mormona ha enseñado que la geografía del Libro de Mormón no se puede restringir a una pequeña o limitada sección de Meso América, sino que incluye los continentes de Norte y Sudamérica también.

Conexión genética de los lamanitas con las personas indígenas de las Américas

James E. Talmage (Apostol)

Los lamanitas pieles rojas volvieron a sus costumbres degeneradas y nació en ellos una hostilidad asesina contra sus hermanos blancos y en ambas naciones se generalizó todo género de prácticas corruptas. Por muchos años los nefitas retrocedieron ante sus tenaces enemigos, dirigiéndose hacia el nordeste a través de lo que actualmente es el país de los Estados Unidos. Unos cuatrocientos años después de Cristo se libró la última batalla cerca del Cerro de Cumora* y fue aniquilada la nación nefita. Los lamanitas o indios americanos, resto degenerado de la posteridad de Lehi, han continuado hasta el día de hoy." (Jesús El Cristo, Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, edición en español 1975, pág. 777). *[Una nota al pie de página explica que esto es “cerca de Manchester, Condado de Notario, Estado de Nueva York].


Spencer W. Kimball

Con orgullo les digo a los que vienen a mi oficina que un lamanita es descendiente de un Lehi quien dejó Jerusalén seiscientos anos antes de Cristo y con su familia cruzó la gran profundidad y desembarcó en América. Y Lehi y sus familia llegaron a ser los ancestros de todos los tribus indígenas y mestizos en Norte, Sur y Centro América y en las islas del mar, pues en medio de su historia había aquellos quienes dejaron a las Américas en barcos que ellos mismos construyeron y fueron a las islas del mar (p. 7).

 … No hay bendiciones, de todos los imaginables, a que no tenéis derecho – vosotros los lamanitas – cuando son dignos. Son de sangre real, los hijos de Abraham, Isaac, Jacob, Jose y Lehi (“Of Royal Blood,” [de sangre real], Ensign, July 1971, p. 10).


Resumen: Estas citas de las autoridades máximas de la iglesia SUD enseñan que millones de indígenas son de descendencia lamanita y judía.

Resumen del Parte 1: Las escrituras y los máximos autoridades religiosas de la iglesia mormona han enseñado los siguientes puntos en forma clara e indudable:

  • Migraciones de Israelitas antiguos eran los principales pobladores de las Américas, en particular Lehi y su familia.
  • Lehi y su familia llegaron a ser los ancestros de todas las tribus y pueblos indígenas y mestizos de Norte, Centro y Sud América y las islas del mar.
  • Los millones de aborígenes americanos de polo a polo de hoy día tienen la sangre de Abraham, Isaac, Jacob y Lehi en sus venas.
  • Esto los hace lamanitas y son descendientes de los mismos lamanitas del Libro de Mormón.
  • La iglesia mormona ha puesto enfasis particular en identificar a sus adeptos que son de pueblos indígenas como “lamanitas” haciéndoles sentir especial y privilegiados.
  • Como resultado, muchos mormones de raza étnica indígena y mestizo aceptan con orgullo su identidad lamanita/Israelita ya que esto le da sentido de importancia en la iglesia mormona.

Parte 2: Datos Científicos Relevantes


Esta sección tratará brevemente las implicaciones de los siguientes hechos:

  • Los estudios del ADN pueden determinar historia étnica
  • Gente indígena de las Américas carecen de rastros genéticos semíticos o hebreos – no hay indicación de que tienen descendencia israelita.
  • Más bien está claramente establecido un patrimonio mongólico del norte de Asia para los nativos americanos
  • Hay un acuerdo científico general en estos puntos

Los estudios del ADN pueden determinar historia étnica de personas y pueblos

La pregunta para mormones de hoy día, especialmente los de herencia indígena americana es, ¿deben considerarse lamanitas? ¿Es este un patrimonio auténtico del cual ser orgulloso, o han sido engañados y proselitados de manera fraudulenta?

Dado las afirmaciones de los líderes espirituales acerca de los millones de supuestos lamanitas en el mundo hoy, se esperaría que hubiera una fuerte conexión y similitud entre los pueblos indígenas de las Américas y las poblaciones semitas o Israelitas. Si el ADN de los indígenas americanos tenía rasgos semíticos, esto sería una fuerte evidencia para la veracidad del Libro de Mormón y vindicaría las afirmaciones hechas por José Smith hace más de 150 años.

¿Qué demuestra la evidencia genética y científica?

Por líneas maternales, investigaciones en el ADN hechas con más de 7000 americanos nativos de unos 175 grupos diferentes demostraron que los linajes maternales entre americanos nativos se agrupan por cuatro líneas, designadas A, B, C, D. Todos de los cuatro se encuentran en frecuencias moderadas en poblaciones asiáticas, pero ausentes en todos los demás. Así que, 96.5% de americanos nativos de Alaska al sur de Argentina demuestran un patrimonio predominantemente asiático y no semítico.

Estudios paternales se enfocan en las distinciones moleculares del cromosoma Y. Entre nativos americanos el linaje del cromosoma Y se ha designado Q. Otra vez, cuando se compara esto con los tipos de cromosomas Y en poblaciones asiáticos, europeos y los del medio oriente, la Q es rara en tanto poblaciones europeas como las del medio oriente, pero ocurre con frecuencia moderada en poblaciones asiáticos. El linaje Q del cromosoma Y esta presente en 90% del los aborígenes de Sud América, y en 75% de los indígenas de Norte América, otra vez demostrando cuan predominante es el trasfondo asiático en americanos nativos (Southerton, 2004, pp. 88-93).

Gente indígena de las Américas carecen de rastros genéticos semíticos o hebreos

Southerton dice:

Mientras defensores hace tiempo han aceptado el hecho de que otros grupos aparte del registro del Libro de Mormón llegaron al Nuevo Mundo, pocos defensores habrían pronosticado que la influencia lamanita sería virtualmente indetectable. El data del ADN que acumula provee las primeras maneras de medir una presencia israelita en la colección genética del Nuevo Mundo y es escaso o nada (Southerton, 2004, p. 202.)


Está claramente establecido un patrimonio mongólico del norte de Asia para los nativos americanos

Los estudios del ADN solo han confirmado el enlace que hay entre los pueblos del norte de Asia y los indígenas Americanos. Hace tiempo se reconoce grandes similitudes en los aspectos físicos, como comenta el Dr. Fernando D. Saraví:

Por su parte, los antropólogos físicos unánimemente clasifican a los aborígenes americanos como mongoloides. Entre los rasgos que permiten su identificación está el predominio de grupo sanguíneo O, el cabello oscuro y grueso, el cuerpo trigueño o moreno y lampiño, el pliegue epicántico (inserción baja del borde interno del párpado superior) y la denominada <>, una mancha azulada en la piel sobre la base de la columna, congénita, que suele desaparecer con la edad. Estos rasgos son característicos de los pueblos del Lejano Oriente, y no son propios de los pueblos antiguos del Cercano Oriente.8


Randall Shortridge, Ph.D., biólogo molecular

Ahora las huellas de ADN son análogas a las huellas digitales, a dejar tus huellas dactilares. Se podría afirmar que es una ciencia muy precisa. Ha sido capaz de responder, realmente de forma muy clara lo que sucedió. Y esto es que los indígenas americanos son, al menos su ADN proviene de Asia. Es un ADN asiático, no israelita. (Trascripción de la película, El ADN versus el Libro de Mormón, p. 19).


Resumen del Parte 2: Si las afirmaciones de profetas y apóstoles mormones acerca del origen Israelita de los lamanitas fueran verdad, se esperaría que la evidencia científica, y especialmente la del ADN, confirmara o demostrara que los indígenas de las Américas tendrían características genéticas semíticas. Sin embargo, el opuesto a ocurrido – los pueblos indígenas carecen de las características genéticas semíticas y sí tienen una correspondencia fuerte a pueblos del norte de Asia. La evidencia combinada de la biología, antropología, filología, y arqueología demuestra que lo que la iglesia mormona ha enseñado acerca del Libro de Mormón y la supuesta tribu lamanita es falso y nada mas que un mito religioso – todo es el invento de José Smith. El testimonio de los científicos de las varias disciplinas es contundente y casi unánime. Dicen que no hay nada que comprueba la enseñanza de los líderes mormones al respeto, y hay mucho que los contradice.

Parte 3: Respuestas mormonas al reto del ADN


Esta sección examina las maneras en que apologistas y eruditos mormones han intentado defender el Libro de Mormón. No ha habido respuesta “oficial” de la iglesia mormona en cuanto a las investigaciones del ADN y lo que esto implica para el Libro de Mormón.

Resumen del parte 3: Esta sección analiza algunas de las defensas más comunes propuestas por defensores mormones. Al ver que las creencias comunes de los mormones que los lamanitas eran Israelitas y los principales antecesores de los indios americanos carecen de apoyo científico y genético, se ha propuesto varias teorías para salir del problema de la falta de rasgos genéticos semíticos entre los pueblos indígenas de hoy. Estas teorías son:

  • Los lamanitas fueron un pueblo pequeño y ocuparon solo una parte pequeña de Meso América. El Libro de Mormón toma lugar dentro de una geografía muy limitada.
  • Los lamanitas fueron tan pocos que sus rastros genéticos se han perdido entre la muchedumbre que les rodeaba. Como resultado hay un impacto genético mínimo entre los pueblos indígenas de hoy día.
  • Los lamanitas no son linaje con conexión genética a Israel, sino un grupo cultural-político-religioso. De esta manera toda persona nativo a Latinoamérica viene siendo “lamanita” culturalmente hablando.

El problema principal con todas estas teorías es que contradicen las enseñanzas claras de los profetas y apóstoles, y también van en contra de las escrituras mormonas. Si aceptamos las teorías de los eruditos y defensores mormones, esto significa que los profetas y apóstoles de la iglesia mormona tienen más de 150 años de guiar mal a sus seguidores, enseñando error acerca de su historia, sus escrituras, y la identidad de sus miembros latinos. Esto despierta preguntas serias en cuanto a sus afirmaciones de tener profetas y apóstoles vivientes, ya que difícilmente permitiría Dios que un profeta suyo enseñara tanto error.

Si rechazamos a las teorías de los eruditos y aceptamos las interpretaciones y enseñanzas de los líderes espirituales, estos no concuerdan con la evidencia científica, indicando que el Libro de Mormón es obra ficticia y no un relato histórico de la gente indígena como dijo Jose Smith. Y si Jose Smith no dijo la verdad acerca del Libro de Mormón tenemos poca razón para creerle acerca de cualquier otra cosa que dijo.

Las explicaciones eruditas actuales socavan las enseñanzas históricas de líderes espirituales mormones.

Como este artículo ha mostrado y Southerton explica:

La mayoría de los apologistas mormones ahora aceptan que los Indios Americanos son descendidos principalmente de antepasados siberianos que emigraron a través del Estrecho de Bering millares de años antes de que Lehi llegara y que los descendientes de Lehi compusieron una proporción infinitesimalmente más pequeña de las poblaciones del nuevo mundo. Sin embargo, este cambio de perspectiva no ha recibido la bendición de la iglesia en ninguna manera oficial.

… Hay el problema adicional para apologistas que al tratar de rescatar el Libro de Mormón de la ciencia, ellos han tenido que rechazar las declaraciones claras de cada presidente de la iglesia de José Smith al presente. (Southerton, 2004, p. 202).

Los mormones ahora se enfrentan con una tensión nueva. ¿A quién escucharán para obtener una comprensión teológica, y una visión autentica de la historia y escrituras mormonas? ¿Siguen a las Autoridades Generales o a los apologistas? ¿Qué significa para el concepto de “revelación moderna” cuando los líderes espirituales mormones de la Iglesia dejan las explicaciones a los apologistas y científicos?

Con esto en mente hay varios puntos que requieren evaluación cuidadosa para cualquier persona que se haya involucrado con la iglesia mormona:

1. Para saber la verdad necesitamos una regla o un estándar objetivo. El mormonismo carece de una fuente o una regla objetiva y absoluta con que determinar la verdad. Es cierto que la iglesia mormona acepta la Biblia como palabra de Dios, pero también tiene otras supuestas escrituras como el Libro de Mormón, y estas atacan y contradicen a la Biblia. Así que es obvio que la Biblia no es la autoridad final dentro del mormonismo para saber la verdad de Dios.

También hay el asunto de profetas dentro del mormonismo. Ellos afirman poder proclamar la verdad para toda la iglesia mormona, pero como hemos visto con el caso de los lamanitas, lo que el profeta de ayer declara es la verdad, el profeta o los eruditos de hoy lo declaran como un error. La única esperanza para gente mormona es que se aferran a la Biblia como su único y confiable fuente de verdad revelada de Dios – comparando cualquier otra cosa o enseñanza o declaración con la verdad revelada allí. Y si algo dentro de la religión mormona no concuerda con la Biblia – esto se puede rechazar como error peligroso.

2. El nivel de la confianza que uno debe tener en el Libro de Mormón y la prueba de la verdad utilizada para validarlo. Dado la gran cantidad de evidencia presentado en este estudio que indica que el Libro de Mormón es algo ficticio, y un invento de José Smith, es importante evaluar cuanta confianza se puede poner en la palabra de José Smith y sus afirmaciones de ser profeta. Es bueno recordar la precaución dado por Jesús con respecto a profetas falsos, y también las advertencias de los apóstoles de Jesús, diciendo que debemos “probad todas las cosas”, “probad los espíritus” y de tener cuidado con “maestros falsos” con “herejías destructivas”[Mateo 7:15; 1 Tesalonicenses 5:21; 2 Pedro 2:1; 1 Juan 4:1].

Es cierto que hay muchos que dirán que oraron acerca del Libro de Mormón y recibieron su confirmación del Libro de Mormón directo de Dios. ¿Qué de esto? ¿No tuvieron estas personas una experiencia espiritual? Claro que les pasó algo, pero los sentimientos vienen de muchos lugares, hasta de nuestros propios deseos de tener comunicación de Dios. Por eso no se puede depender de una experiencia emocional o subjetiva cuando hay evidencia objetiva que lo contradiga. Dios es el Creador de todo inclusive la evidencia científica. Por eso somos justificados en investigar los datos pertinentes relativos al Libro de Mormón, y se puede rechazar como trampa espiritual psicológica la invitación orar acerca del Libro de Mormón.

3. La certeza de líderes mormones, de Joseph Smith a Gordon B. Hinckley. Es difícil tener confianza en estos hombres y su afirmación de posición profético dado que muchos de sus afirmaciones en cuanto al Libro de Mormón ahora se han demostrado falsos.

4. La integridad de la iglesia mormona en su proselitismo de indios Americanos y polinesios. Esto es el área que más tiene que ver con este estudio. No cabe duda que la iglesia mormona ha utilizado la enseñanza de Jose Smith y los demás profetas y apóstoles mormones acerca de los lamanitas para atraer adeptos de los pueblos indígenas. La cuestión es, ¿seguirán haciéndolo ya que los mismos eruditos de la iglesia mormona han determinado que no hay una conexión entre los lamanitas del Libro de Mormón y los pueblos indígenas de las Américas? Y ahora que hay mucha evidencia que sugiere fuertemente que las gentes del Libro de Mormón jamás existieron, que todo fue invento de Jose Smith, ¿será eliminada esta enseñanza de la iglesia mormona? ¿Confesarán su error los líderes de la iglesia mormona? ¿Pedirán disculpas a los miles de adeptos que recibieron el mensaje de los misioneros pensando que eran descendidos de gente Hebrea?

Conclusiones:


No podemos ignorar las revelaciones de Joseph Smith y las enseñanzas claras de casi cada Presidente mormón con respecto a las tribus del Libro de Mormón que ya han sido demostrados falsos. Ni tampoco debemos darle ojo ciego a la vasta evidencia científica que desafía estas enseñanzas. Mormones quienes valoran la verdad se enfrentan con el desafío intimidante de evaluar las afirmaciones proféticas de sus líderes religiosos. Y si en asuntos de historia y cultura los líderes mormones se demuestran no confiables, cuanto menos debemos confiar en su mensaje y liderazgo espiritual.


Reflección:
Si no puedo confiar en la iglesia mormona para verdad espiritual ¿A dónde puedo ir? La respuesta aquí: Confiar en Dios

Notas

1. Armand L. Mauss, All Abraham’s Children: Changing Mormón Conceptions of Race and Lineage, [Todos los hijos de Abraham: Concepciones cambiantes mormonas acerca de raza y linaje], University of Illinois Press, 1993, p. 115.


2.  Por ejemplo, Spencer W. Kimball, duodécimo presidente Mormón, dijo “Ahora los lamanites enumeran como sesenta millones; se encuentran en todos los estados de América desde Tierra del Fuego [Argentina] hasta tan al norte como Point Barrows [Alaska], y están en casi todas las islas del mar de Hawaii sur hasta la parte sur de Nueva Zelanda (“Of Royal Blood,”[De sangre real] Ensign, July 1971, p. 7).

3.  Hay un excelente resumen del fondo histórico y contenido del Libro de Mormón en el libro El mormonismo al descubierto, por Dr. Fernando D. Saraví, editorial Portavoz, pags. 101-111.

4. Leavitt, Marshall and Crandall, “The Search for the Seed of Lehi: How Defining Alternative Models Helps in the Interpretation of Genetic Data,” [Busqueda para la descendencia de Lehi], Dialogue: A Journal of Mormón Thought, 36:4, Winter 2003, p. 134.

5. En años pasados algunos eruditos y líderes mormones han reconocido que la enseñanza mormona popular es problemático. Entre ellos son John L. Sorenson, quien avanzo la teoría de una geografía limitada para los pueblos del Libro de Mormón en su libro An Ancient American Setting for the Book of Mormon [Un …], Deseret Book, 1985), y apóstol mormón Dallin Oaks, quien afirma que el fue introducido a esta teoria en uno de sus clases en Brigham Young University durante los 1950s.

6. “Los 14 fundamentos en seguir a los profetas,” Presidente Ezra Taft Benson, Asamblea Devocional del BYU, martes, 26 de febrero, 1980, 10:00 a.m.

7.  Cuando tenia 17 años de edad vi otra visión de ángeles in el tiempo de la noche después que me había ido a la cama no había estado dormido, … de repente el cuarto quedó iluminado más que el brillo del sol un ángel apareció ante mi … me dijo, soy mensajero enviado de Dios, sed fiel y guarda sus mandamientos en todas cosas, me dijo del registro sagrado escrito en planchas de oro, yo vi en la visión el lugar donde estaban depositados, él dijo que los indios eran los descendientes literales de Abraham (The Papers of Joseph Smith, [Los papeles de José Smith], Vol. 2, Journal, 1832-1842, editado por Dean C. Jessee, Deseret Book Company, Salt Lake City, derechos reservados 1992 Corporación del Presidente, pp. 69-70, enfasis añadido).

8.  Fernando D. Saraví, El mormonismo al descubierto, Editorial Portavoz, 1997, p. 159. Este es talvez uno de los mejores libros generales escrito en español sobre el tema de la historia y las creencias de la iglesia mormona. Reseña del libro aquí.