You are here

Principios del Evangelio Capitulo 11

Printer-friendly version

Principios del Evangelio Capitulo 11

Guía de estudio bíblico sobre el manual mormón

11. Cristo Jesús

“Y hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados.” –2 Nefi 25:26

“Como Iglesia, tenemos a quienes nos critican, muchos de ellos; afirman que no creemos en el Cristo tradicional del cristianismo. Hay algo de verdad en lo que dicen.” Gordon B. Hinckley, “Miramos a Cristo,” Liahona, Julio 2002, p. 102.

Cristo Jesús: Los Hechos en los cuales podemos estar de Acuerdo

  • ¿Cuál punto de acuerdo sobre Jesucristo entre los cristianos ortodoxos y los Santos de los Últimos Días creen sea el más significativo?

La Iglesia SUD enfáticamente reclama ser “La Iglesia de Jesucristo” y también insiste en que la fe en Jesucristo es absolutamente central a su religión. No debemos ignorar o desechar esta declaración sin una justa examinación. En particular, debemos de ser muy cuidadosos sobre las verdades de Jesucristo que la religión de los SUD afirma y que tiene en común con la Cristiandad histórica ortodoxa. Aún una lista sencilla de estas afirmaciones mostrará que hay una considerable verdad en el sistema de creencias SUD concerniente a Jesucristo:

  • Jesús fue un descendiente del Rey David (Mateo 1:1-17; 9:27; 15:22; 20:30-31; 21:9, 15; Marcos 10:47-48; Lucas 1:32; 3:23-32; 18:38-39; Romanos 1:3; 2 Timoteo 2:8; Apocalipsis 5:5; 22:16).
  • La madre de Jesús fue una mujer joven judía llamada María y José no era el padre biológico de Jesús (Mateo 1:19-25; Lucas 1:26-34).
  • Jesús nació en Belén y creció en Nazaret (Mateo 2:1, 23; 4:13; Lucas 2:1-21; 39-40, 51-52; 4:16).
  • Jesús fue bautizado por Juan el Bautista (Mateo 3:13-17; Marcos 1:9-11; Lucas 3:21-22).
  • Jesús vivió una vida perfecta, una vida sin pecado, a pesar de las tentaciones del diablo (Mateo 4:1-11; 27:3, 19; Marcos 1:13; 7:37; Lucas 4:1-13; 23:41, 47; Juan 8:27, 46; Hechos 3:14; 7:52; 22:14; 2 Corintios 5:21; Hebreos 1:9; 2:17- 18; 4:15; 7:26; 1 Pedro 1:19; 2:21-22; 3:18; 1 Juan 2:1, 20; 3:5).
  • Jesús amó a la gente perfectamente y sintió una compasión profunda por ellos (Mateo 9:36; 14:14; 15:32; 20:34; Marcos 1:41; 6:34; 8:2; 10:21; Lucas 7:13; Juan 11:3, 5, 36; 13:1, 34; 15:9-13).
  • Jesús hizo los milagros reportados en los Evangelios –echó fuera demonios, sanó las enfermedades de la gente, convirtió el agua en vino, alimentó a la multitud, hizo que los ciegos vieran y los cojos andaran, caminó en el mar, y aún resucito a gente (ej. Mateo 8:23-27; 11:2-6; 14:13-33; 15:32-39; 17:24-27; Marcos 1:23-27; 5:19-20; Lucas 5:1-11; 7:11-16; Juan 2:1-11; 9:1-7; 11:1-46; 21:1-14).
  • Jesús escogió apóstoles para que hablaran por él y fueran los líderes originales de la iglesia (Mateo 10:1-5; Marcos 3:14-19; Lucas 6:13-16).
  • Jesús sufrió y fue sentenciado a la muerte en la cruz por Poncio Pilato (Mateo 26-27; Marcos 14-15; Lucas 22-23; Juan 18-19). 
  • Jesús resucitó físicamente de la tumba al tercer día a una vida física inmortal y apareció a sus discípulos (Mateo 28; Marcos 16; Lucas 24; Juan 20-21; Hechos 2:24-32; 13:30-37; Romanos 4:24-25; 8:11; 10:9; 1 Corintios 15:4-23; Gálatas 1:1; 1 Tesalonicenses 1:10; etc.).
  • Jesús ascendió al cielo (Lucas 24:51; Hechos 1:9-11; 2:33-35; 1 Pedro 3:22).
  • Jesús regresará personal, corporal y visiblemente a la Tierra a destruir a los malignos, resucitar a los muertos y juzgar (Juan 5:28-29; 6:40, 54; 10:27-28; Hechos 3:19-21; 17:30-31; 1 Tesalonicenses 4:16; 2 Tesalonicenses 1:7-10; 2 Timoteo 4:1, 8; Tito 2:13-14; Hebreos 9:26-28; Apocalipsis 22:7, 12, 20; etc.)

Gratamente reconocemos que los mormones comparten estas creencias en común sobre Jesucristo con la Cristiandad ortodoxa. Cada una de estas afirmaciones es parte de la fe, bíblica cristiana ortodoxa. Ya que los mormones muy seguido tienen la percepción de que los Cristianos ortodoxos no creen en la resurrección física de Cristo, debemos enfatizar que esto es algo en lo cual en realidad creemos. Jesús todavía tiene, y siempre tendrá un cuerpo físico, glorificado e inmortal. (Lucas 24:39; Romanos 8:11; 1 Corintios 15:42-57).

Jesucristo: Reconociendo la División

  • ¿Es importante reconocer y considerar las formas en que las enseñanzas de los SUD sobre Jesucristo difieren de aquellas de la Cristiandad histórica?
  • ¿Cómo es que estas diferencias se relacionan con la Biblia desde la perspectiva SUD, y como se relacionan con la Biblia desde una perspectiva Cristiana ortodoxa?

Mientras los Cristianos ortodoxos pueden estar de acuerdo con los Mormones en un buen número de datos sobre Jesucristo, debemos también reconocer que las enseñanzas de la Iglesia SUD sobre Cristo se desvían de las enseñanzas de la Biblia en un número de asuntos claves. Hablando en términos generales, la doctrina SUD sobre Cristo se extravía en la manera en que interpreta el significado o importancia sobre lo que la Biblia dice que Cristo hizo y en la manera en que añade a lo que la Biblia dice sobre Cristo. Ambas cosas, sus adiciones a la doctrina bíblica y sus interpretaciones diferentes de la doctrina bíblica se derivan de sus escrituras adicionales producidas por José Smith y como los líderes mormones los han explicado al paso de los años. Los siguientes comentarios del erudito SUD Robert Mathews son representativas de la perspectiva Mormona:

“Yo amo el Jesus conocido por el Profeta Jose Smith y sobre quien él habló y escribió. Es mi convicción absoluta y firme que un concepto completo del Salvador no se puede obtener del Nuevo Testamento en si solo. Esto solo se puede obtener del estudiar revelación de los últimos días para así aprender como evaluar e interpretar la Biblia. No creo que haya persona que pueda saber lo suficiente sobre el verdadero Jesús sin saber lo que tienen que decir el Libro de Mormon. Doctrina y Convenios , La Perla de Gran Precio y la traducción de Jose Smith [de la Biblia] al respeto. Estas fuentes, cuando juntados con el Nuevo Testamento y un testimonio personal del Espiritu Santo, proveen entendimiento sobre Jesus que sin ellos permanecerá escondido de la humanidad” (Robert J. Matthews, Behold the Messiah (Mirad al mesias) [Bookcraft, 1994], viii).

Desacuerdos entre creencias SUD y el Cristianismo

Igual que sería una negligencia ignorar o minimizar los acuerdos substanciales entre las creencias SUD y las del Cristianismo evangélico u ortodoxo sobre Jesucristo, seria de igual una negligencia ignorar o minimizar los desacuerdos significantes que surgen de las revelaciones adicionales de la iglesia SUD. Los mormones creen que el Cristianismo histórico, tradicional es sumamente ignorante de mucha verdad importante, aun esencial, sobre Cristo. Afirman que muchas verdades “claras y preciosas” sobre Jesus fueron omitidas o quitadas de la Biblia y que la autoridad espiritual para poder apropiadamente entender la verdad acerca de Jesus también se perdió. Joseph Fielding McConkie explico el problema del punto de vista de los mormones:

“Nos separamos de la Cristiandad histórica en que creemos que poco después de la muerte de Cristo y sus apóstoles, hubo una apostasía universal, o corrupción de las doctrinas de Cristo, y una subsecuente pérdida de la autoridad de ministrar en su nombre. Así como no hay salvación en la adoración de un falso Cristo, así también no puede haber salvación en doctrinas corruptas o falsos sacerdocios. Si puede ser discutida exitosamente de otra manera, no hay necesidad para el Jesús verdadero o doctrinas puras. Si la salvación se puede obtener independientemente de Cristo o por la aceptación de estas falsas nociones de él o sus doctrinas, entonces su ministerio y palabra están sin propósito. Nosotros existimos como Iglesia porque creemos que un verdadero conocimiento de Cristo, la pureza de sus doctrinas y la autoridad para actuar en su nombre fueron restituidas a la tierra a través de la instrumentalidad del Profeta José Smith” (Joseph Fielding McConkie, Here We Stand [Salt Lake City: Deseret, 1955], 3).

Los mormones, entonces, creen que el punto de vista ortodoxo de Cristo fue corrompido en apostasía. Perciben la fe SUD como la que restaura la verdad sobre Cristo como fue enseñado originalmente por los apóstoles, pues según ellos la religión mormona aclara lo que la Biblia enseña y también añade a lo que dice la Biblia por medio de nuevas revelaciones sobre Cristo. Pero por otro lado, desde la perspectiva del Cristianismo ortodoxo o evangélico, las doctrinas SUD no meramente añaden a o aclaran lo que la Biblia dice acerca de Cristo, sino que en maneras significantes actualmente se desvían de las enseñanzas de la Biblia sobre Cristo.

Jesucristo: Diez Doctrinas que Dividen

La siguiente tabla menciona las diez mayores enseñanzas sobre Jesucristo de los SUD que difieren de aquellas de la Cristianidad Bíblica. En la mayoría de los casos, los Mormones reclaman que su creencia está de acuerdo con al menos algunas declaraciones en la Biblia. De cualquier manera, en cada caso la doctrina SUD no se deriva de la Biblia y de hecho está en desacuerdo con la Biblia. Algunas, pero no todas de estas doctrinas son mencionadas en el capítulo 11 del manual doctrinal SUD Principios del evangelio. Algunas de estas doctrinas hemos discutido ya, haciendo referencia a ellos en capítulos previos de Principios del evangelio, como está anotado en la tabla.

Enseñanzas SUD sobre Cristo Enseñanza Bíblica sobre Cristo
 1. Jesucristo es solo “el primogénito” de entre billones de hijos espirituales de Dios y el primero en llegar a ser Dios. (Ver nuestra discusión del capítulo 2 y capítulo 3 de Principios del evangelio). Cristo Jesús es el único ser humano que existió en el cielo antes de su vida humana (Juan 3:31). Él no se convirtió en un Dios, sino que siempre ha sido Dios (Juan 1:1). Él es llamado “el primogénito de toda la creación” (Colosenses 1:15) para dar a entender que él es el heredero principal del Padre, no que fue el primer ser espiritual creado.
2. Jesucristo es uno de los tres Dioses en la “Trinidad,” tal como lo es el Espíritu Santo, otro de los hijos Espirituales de Dios. (Ver nuestra discusión del Capítulo 7 de Principios del evangelio.)  Jesucristo es una de las tres personas divinas (Mateo 28:19), pero estas tres personas son un Dios (Deuteronomio 6:4; Isaías 43:10; 1 Corintios 8:4-6), no tres Dioses o Dios y dos de sus hijos.
3. Jesucristo no es recipiente apropiado para la oración; debemos orar solo al Padre en el nombre de Jesús. (Ver nuestra discusión del Capítulo 8 de Principios del evangelio) Aún los Mormones admiten que fieles Israelitas oraban a Jesús (a quien ellos identifican como Jehová) en el Antiguo Testamento. El Nuevo Testamento también afirma el orar a Jesús (Juan 14:14; Romanos 10:9-14; 2 Corintios 12:7-9; 1 Juan 5:13-15) 
4. Jesucristo es el “Único Unigénito”, lo que significa que él es el único ser humano a quien Dios el Padre literalmente engendró en la carne. Dios es el padre de Jesús en la carne y María su madre (Principios del evangelio 57-58) En la Biblia llamar a Jesucristo el “unigénito Hijo” se refiere a su estatus y eterna naturaleza como el único, divino Hijo de Dios (Juan 1:14-18, no como el hijo físico de Dios (una idea enseñada en ningún lugar, aún en las escrituras SUD).
5. Jesucristo “heredo poderes divinos de Su Padre” cuando se hizo ser humano (Principios del evangelio, 55).  Jesús no “heredó” poderes divinos por ser el hijo físico de Dios porque ya lo era, así como aún las escrituras SUD lo dicen, “el Señor Omnipotente que reina, que era y que es de eternidad en eternidad” (Mosiah 3:5, citado en Principios del evangelio, 52).
6. Cristo Jesús “organizó la única Iglesia verdadera” con un sistema de “autoridad” sacerdotal requerida para enseñar o bautizar a otros (Principios del evangelio 55). Cristo Jesús señalo apóstoles como sus testigos autorizados, no como custodios de un sacerdocio para gobernar una organización religiosa. Sin embargo, toda la iglesia es “un real sacerdocio” basada no en rituales sino en una relación con Cristo Jesús (1 Pedro 2:4-10).
7. Jesucristo sufrió para expiar nuestros pecados, sangrando por “cada poro” (DyC 19:18-19; Principios del evangelio, 52,56).  Cristo Jesús si agonizó en oración en el Getsemaní, pero no sangro de cada poro, y el expió nuestros pecados en la cruz, no en Getsemaní (Efesios 2:16; Colosenses 2:14; 1 Pedro 2:24). (Discutiremos este tema con mayor detalle en nuestra respuesta al capítulo 12 de Principios del evangelio).
8. Jesucristo expió los pecados de cada ser humano, garantizando la resurrección a la vida inmortal en algún reino celestial, incluyendo los incrédulos (Principios del evangelio 61-62). El sacrificio expiatorio de Jesucristo es suficiente para pagar por los pecados de todo el mundo, pero solo aquellos a los que Dios salva por medio de la fe serán resucitados a la vida inmortal celestial (1 Corintios 15:20-23, 50-57). (También discutiremos este tema en nuestra respuesta al capítulo 12 de Principios del evangelio
9. Jesucristo se les “apareció a los Nefitas y estableció Su Iglesia en las Américas” poco después de su asunción (Principios del evangelio 57; ver 3 Nefi 10:18; 11:12). Después de la asención de Jesús (Hechos 1:9- 11), iba a permanecer en el cielo hasta su segunda venida (Hechos 3:19-21). Existen muchas otras razones para cuestionar al Libro del Mormón desde una perspectiva bíblica. (Ver la respuesta al capítulo 10 de Principios del evangelio
10. Jesucristo (y Dios el Padre) se le aparecieron a José Smith para decirle que no se uniera a ninguna de las iglesias porque todas estaban equivocadas y sus credos una abominación (José Smith – Historia 1:7-20; Principios del evangelio, 96).  Jesucristo prometió a los apóstoles que las puertas del Hades (muerte) no prevalecerían contra su iglesia y que él estaría con sus discípulos hasta el fin del mundo (Mateo 16:18; 28:20). Estas promesas no son consistentes con la declaración de José Smith que Jesús le dijo que todas las iglesias estaban equivocadas y que no podía ser parte de ellas. (Discutiremos estos temas con mayor detalle en nuestra respuesta a los capítulos 16 y 17 de Principios del evangelio)

 

Para mayor estudio:

Primera visión de José Smith. Un artículo de investigación sobre la declaración de José Smith de que el Padre y el Hijo se le aparecieron a él en la primavera de 1820. Sitio principal: http://mit.irr.org/es

¿Es cristiano el mormonismo? Un artículo que documenta nueve puntos esenciales del Cristianismo bíblico negados por la iglesia SUD – Mormona.

Mande sus preguntas y comentarios a: espanol@irr.org