Printer-friendly version

El Libro de Abraham: ¿Escritura anciana o invención humana?

El año fue 1835. José Smith, fundador de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones), anunció a sus seguidores que un rollo de papiro de Egipto contenía la escritura de Abraham, un patriarca del antiguo testamento. Este rollo estaba en manos de un Sr. Chandler, quien iba de pueblo en pueblo, ganando su vida exhibiendo algunas momias y rollos de papiro que habían estado enterrado con las momias.

El Sr. Chandler había escuchado la historia acerca de José Smith y su supuesta capacidad de traducir idiomas extranjeras, y que este mismo Smith ya había traducido unas planchas de oro para así producir el Libro de Mormón. Con su curiosidad y algunos rollos en la mano, Chandler fue a Smith y le mostró los rollos. Al examinar los, Smith dijo que sí podría traducirlos, pero esto tomaría un poco de tiempo. Esto dio mucho animo a los seguidores de Smith, y algunos de ellos decidieron comprar la exhibición completa de Chandler por 2.400 dólares, una suma grande en aquellos días.

Smith se dedicó a la traducción, y anunció lo siguiente a sus fieles seguidores:

con W.W. Phelps y Oliverio Cowdery como escribas, yo comencé la traducción de algunos de los caracteres o hieroglíficos, y nos alegramos descubrir que uno de los rollos contenía las escrituras de Abraham, y otro las escrituras de José de Egipto, etc. — del cual un relato más completo aparecerá en su lugar, en cuanto yo procedo a examinar o revelar los. De veras podemos decir, que el Señor comienza a revelar la abundancia de paz y verdad. (History of the Church [Historia de la Iglesia], vol. 2, p. 236)


Día tras día, Smith obraba en traducir los caracteres Egipcios al ingles, notando esto en su jornal privado con comentarios como los siguientes:

jueves, 19 [de noviembre 1835] ... Regresé a casa y pasé el día traduciendo los registros egipcios.

viernes, 20 [de noviembre 1835] ... Pasamos el día traduciendo e hicimos progreso rápido.

martes, 24 [de noviembre 1835] ... En la tarde traducimos algunos de los registros egipcios.

miércoles, 25 [de nov. 1835] ... Pasé el día traduciendo.

(History of the Church, vol. 2, págs. 318, 320)

Es evidente que Smith afirmaba producir una traducción en inglés del contenido de los rollos. Tuvo que dejar de traducir por varios años a causa de persecución de por dentro de la iglesia al igual que por fuera. Smith comenzó a traducir de nuevo en 1842, diciendo que lo podía hacer como profeta de Dios. En aquel entonces muy pocas personas conocían el lenguaje egipcio. Ni habían profesores en las universidades que podían traducir este idioma, así que los seguidores de Smith tenían que tomar la palabra de Smith acerca de su capacidad como traductor, pues no había manera de comprobarlo. (By His Own Hand Upon Papyrus, págs. 18-19)

Las traducciones de Smith fueron aceptados como santa escritura y ahora se conocen como el Libro de Abraham, el cual forma parte de la escritura mormona La Perla de Gran Precio. El Libro de Abraham fue usado por Smith para justificar algunas de sus nuevas enseñanzas que no tenían apoyo en la Biblia. Estas enseñanzas de Smith eran la pluralidad de dioses y la poligamia (lo que Smith llamaba matrimonios celestiales). ¿Pero pudo Smith en verdad traducir el egipcio? En aquel tiempo era difícil, sino imposible, ponerle a la prueba, pero hoy día si se puede leer y entender el egipcio. En el año 1966 partes de los rollos egipcios de José Smith fueron encontrados en un museo. Muchas personas pensaban que estos pedazos de papiro habían sido destruidos en el gran fuego de Chicago en 1871. Que sorpresa tener en las manos otra vez los originales. Al fin se podría comprobar la exactitud de la traducción de Smith, y saber si era profeta o no.

Varios egiptólogos hicieron traducciones de los manuscritos y los examinaron para determinar su edad, si acaso eran del tiempo y época de Abraham. Los egiptólogos que examinaron los pedazos de papiro estuvieron de acuerdo en sus conclusiones, pues estos documentos egipcios no eran de la época de Abraham, sino 1500 años después de Abraham, alrededor de 500 a. de J. C. También concluyeron, sin excepción, que la interpretación de Smith no constituía una traducción veraz de los jeroglíficos. Los rollos no tienen nada que ver con el patriarca bíblico Abraham, sino que eran papiros paganos con conjuros e instrucciones de como embalsamar los muertos para el entierro. Lo que José Smith identificó como una escritura anciana y santa, escrita por Abraham, fue nada más que el Libro de los Muertos, un texto funerario pagano y bastante común.

¿Qué ha sido la reacción de los líderes de la iglesia mormona? Por la mayor parte, tratan de no hablar de la discrepancia entre la traducción de Smith y la traducción actual. Prefieren ni mencionar la controversia, esperando que la gente no se de cuenta. Otros eruditos dentro de la iglesia mormona han dado su propias explicaciones y defensas. Unos han sugerido que José Smith no pretendió traducirlos, sino que sacó un significado espiritual del egipcio. Otros proponen que nadie en verdad puede entender el egipcio y por eso no podemos poner a José Smith a la prueba, mientras otros más dicen que José Smith en verdad no necesitó los rollos, porque Dios le dio a él todo el libro por revelación directa, y por eso no debemos hacer una comparación del egipcio con la traducción de Smith.

Pero estas defensas presentan contradicciones entre si, y para muchas personas que han estudiado los hechos y la historia del caso, la conclusión mas lógica es que José Smith no pudo traducir el egipcio. Esto ha sido la conclusión de talvez el mejor conocido egiptólogo mormón, el Dr. Stephen E. Thompson. El ha públicamente presentado sus razones por concluir que José Smith no produjo el Libro de Abraham por traducción como afirmó hacerlo. Para leer una traducción de sus comentarios seleccione la opción, "Comentario De Un Egiptólogo Mormón" al final de este artículo.

Al parecer, Smith simplemente decepcionó a sus seguidores. No era profeta de Dios, como pretendía, sino un engañador quien tomó ventaja de la situación para su propio beneficio. Había personas entre su seguidores que estaban inquietados por sus revelaciones acerca de que había muchos Dioses y no uno solo. Otros no podrían entender porque José Smith practicaba la poligamia en secreto pero lo negaba públicamente. El usó su supuesta traducción de los rollos egipcios para apoyar ambas de estas enseñanzas, diciendo a sus seguidores que el Libro de Abraham era escritura de Dios.

Vea fotos de los papiros de donde sacó José Smith el Libro de Abraham.

Comentario de un egiptólogo mormón